XXVII. El “sine qua non” del liderazgo: el ejemplo.

Existen tres clases de personas: las que dicen, las que hacen y las que dicen y hacen. ¿A qué “clase moral” perteneces tú: a la de la hipocresía, a la del éxito o a la del macroéxito?

Oirás a muchos falsos gurús (o pseudoespecialistas) hablar de muchas cosas (y mi consejo es que los detectes rápido: una mala formación puede generar ideas limitantes de por vida), pero uno de los temas más recurrentes es el del liderazgo. No puede dar lecciones de liderazgo quien no se lidera primero a sí mismo del mismo modo en que no puede dar lecciones de mecánica cuántica quien no tiene una mínima base gnoseológica de física. Así de simple: soy partidario de que la formación o es de calidad o, simplemente, no es. Quien quiera hablar de liderazgo con solidez no debe de pasar por alto su principio fundamental: el ejemplo. La pregunta que aquí debemos de hacernos es: ¿soy yo “lo suficientemente líder” como para asesorar a otra persona sobre qué es ser líder?

Parece que la percepción de liderazgo, en nuestras sociedades contemporáneas, es sinónimo de percepción de poder, riqueza y libertad. No. Esa es la percepción del resultado del liderazgo, pero no tal en su totalidad: la victoria es solo un punto de vista. Si algo ha dejado claro Kant, uno de los más grandes pilares de la filosofía (desde el S. XVIII hasta hoy) es que no percibimos el mundo tal y como es, sino tal y como somos: las cualidades de objetividad de la realidad no están en el objeto sino en el sujeto perceptor. Aquí ocurre lo mismo: cada uno percibe el liderazgo a su manera, bajo el influjo de su conocimiento y su experiencia, pero en todo tema existe una objetividad de base que es la que, precisamente, articula la posibilidad de ser de tal. El ejemplo es la principal vértebra del liderazgo, a partir de ahí podremos levantar el enfoque con el que más a gusto nos sintamos. Sin el ejemplo, la palabra “liderazgo” pierde su sentido.

 

Mario Sáenz Martínez – Autor de filosofía práxica contemporánea, conferenciante y CG de Discurso Crítico. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *